miércoles, 2 de julio de 2008

Un viaje relámpago a Venezia






Este finde hicimos un pequeño viaje a Venecia, una ciudad preciosa la mires por donde la mires. Aún siendo destino de miles de turistas cada día,estar plagada de comercios de souvenirs y vivir día a día la avalancha que la coloniza hasta sus adentros no es ella la que se ve invadida sino el que pasea por sus calles.Lo más bonito es la luz que refleja en sus aguas que inunda las fachadas y el aire con una calidez auténtica y fiel a sí misma como queriendo proteger su alma de las miles de hormiguitas humanas que recorren sus callejuelas intentando llevarse una foto,un recuerdo,un rincón todavía no explorado.
Que pena debe sentir por aquellos que intenten llevarse algo más que una postal, pues Venecia renueva el agua de sus canales cada día y al despertar se lava la cara y vuelve a ser ella misma aunque otra, con otra cara y elige una de las tantas máscaras que se venden y se oculta una y otra vez y cada vez bajo una máscara distinta.Tú que la pisas ahora sólo verás purpurina y encaje y bajo sus aguas los cimientos de sus casas ocultan la verdadera Venezia,la ciudad tranquila y marinera que debió ser.

1 comentario:

sevillana dijo...

ohhhhhhhh qué fotos más chulas!tengo unas ganas de ir, qué bien que fuísteis!